lunes, 21 de noviembre de 2011

Asechando

Ahí lo esperaba entre los matorrales, en vigia, calmado y sereno, repasando una y otra vez las acciones con las cuales hiba a cometer su acto. La noche ya casi se convertía en día y la luz se acercaba con paso tranquilo. Junto a ella caminaba bajo la luna, observando las estrellas un hombre de porte elegante, llevaba un cigarrillo en mano y la otra en el bolsillo, iba pensando, sus ojos decían que meditaba en algo que lo perturbaba; de repente los matorrales se mueven bruscamente; se oye un golpe seco; un cuerpo cayendo y el sonido de los zapatos con el cemento corriendo.






Dimablo Arias / dimabloarias.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario